• NOTICIA
  • MÚSICA
  • Michael Jackson y Paul McCartney: por qué su amistad se rompió en mil pedazos

    Hace 33 años dominaron juntos las listas de éxitos navideñas, pero su relación se convirtió en una enemistad histórica después de que Jackson comprase el catálogo de los Beatles y pasase a ser el dueño de las canciones que había escrito su amigo

    Michael Jackson y Paul McCartney: por qué su amistad se rompió en mil pedazos

    Paul McCartney posa con su esposa Linda y Michael Jackson en la gala de los premios BRIT en Londres, el 16 de febrero de 1983. Getty Images

    04 De Marzo 2020 

    El año 1983 se volvió muy especial para los fanáticos de Paul McCartney y Michael Jackson. No solo por la increíble canción que habían publicado juntos, sino también por la enorme amistad que los unía. Sin embargo, esta cercanía se vio envuelta en diversos problemas, llegando a su fin de manera abrupta. ¿Qué fue lo que sucedió?

    ¿Quién pensaría que dos de las figuras más importante del pop, alguna vez fueron amigos? La relación entre Paul y Michael fue una de las mejores, llegando incluso a tener diversas colaboraciones las cuales, con el paso del tiempo, se fueron apagando. Sin importar esos detalles, los cantantes quedaron en algunas ocasiones para componer juntos, explotando lo mejor de cada uno de ellos.



    Todo iba viento en popa, entonces, ¿qué podría haber salido mal? Al parecer, el ex Beatle, Paul McCartney, le había comentado a Michael Jackson cómo es que él se había introducido dentro del mundo de los derechos musicales, instando, de alguna manera, a que él también lo hiciera. Es ahí cuando todo empezó y terminó de manera abrupta.

    Jackson se apresuró en comprar ATV Music y este fue el detonante para que la amistad entre ambos comenzara a resquebrajarse. “Con el tiempo acabé comprando el catálogo de ATV, que incluía muchas de las canciones de Lennon y McCartney. Pero lo que la gente no sabe es que fue el propio Paul quien me introdujo en el mundo de los derechos musicales. Estaba en la casa de Paul y Linda en el campo cuando Paul me habló de su propia participación en el mundo de los derechos musicales”, mencionó el Rey del Pop en una entrevista.

    En una especie de ‘broma’, el intérprete de ‘Remember the time’ le resaltó al británico que compraría sus canciones. “Sí, claro”, le dijo Paul en ese momento sin esperar que sería cierto.

    Tan solo 3 años después, Michael Jackson compró la disquera, que tenía más de 4 mil canciones. Entre ellas estaban algunas de Bruce Springsteen, Rolling Stones, Elvis Presley y, por supuesto, las 251 canciones de The Beatles. El cantante pagó 47 millones de dólares, la mitad de su fortuna, por aquella joya.

    Pese a que McCartney intentó recuperar el repertorio de la histórica banda, todo se vino abajo cuando Yoko Ono se negó a poner los 10 millones de dólares (la mitad del trato) que Paul le pidió. Esto lo enfureció aún más.

    Lamentablemente, nada pudo evitar que Jackson vendiera la mitad del catálogo por 100 millones de dólares a Sony y cuando intentó llamar al británico este le colgó el teléfono, dando por terminada su antigua amistad.



    Videoclip del tema "Say, say, say", dueto de Paul McCartney y Michael Jackson que se convirtió en el número uno en Estados Unidos en las navidades de 1983.

    EN PORTADA